Un fuera de juego sucede cuando estás en el campo contrario y cualquier parte de tu cuerpo está más cerca de la línea de meta del adversario que el balón y el penúltimo adversario. Uno de esos dos adversarios es casi siempre el guardameta, así que si el balón o un oponente no están entre ti y la línea de meta, tú estarás en fuera de juego. No estás en fuera de juego si estás a la altura del penúltimo oponente (o de ambos).

Estar en fuera de juego puede convertirse en “falta” por varias razones, y es aquí donde comienza la confusión y puede llegar la controversia. La primera, la más común y obvia, es cuando recibes y juegas el balón después de haber estado en posición de fuera de juego cuando el pase procede de un compañero. Eso se llama interferir con el juego.

Sin embargo, el fuera de juego también puede convertirse en una infracción cuando interfieres con un adversario. Puedes hacerlo de cuatro maneras:

  • Impidiendo que un adversario juegue o pueda jugar el balón obstruyendo su línea de visión.
  • Al desafiar a un oponente por el balón.
  • Al intentar claramente jugar el balón cuando éste impacta a un adversario.
  • Al realizar una acción obvia que afecta a la capacidad de un adversario para jugar el balón.

Por último, también estás fuera de juego si has estado parado en posición de fuera de juego cuando un compañero juega el balón y éste rebota o se desvía del poste, del travesaño o de un adversario hacia ti, o si es salvado y rebota deliberadamente hacia ti.

¿Cuándo el fuera de juego no es una infracción?

Como ya se ha mencionado, puedes estar en posición de fuera de juego y no cometer una infracción de fuera de juego si no estás interfiriendo con el juego o con un adversario, o si no estás obteniendo una ventaja en un rebote, una parada o un desvío.

Tampoco hay infracción si estás parado en posición de fuera de juego y recibes el balón cuando un adversario lo ha jugado deliberadamente, o si recibe el balón directamente del saque de meta, saque de esquina o saque de banda de su equipo.

No puedes estar fuera de juego si estás en tu propio campo cuando se juega el balón, incluso si has alcanzado el campo contrario en el momento en que lo recibes, así que tampoco hay ninguna infracción.

¿Cuáles son las sanciones por una infracción de fuera de juego?

Cuando se produce una infracción de fuera de juego, el equipo defensor realiza un tiro libre indirecto. Se realiza donde quiera que el jugador offside juegue el balón, interfiera con el juego o con un adversario o gane una ventaja.

Los jugadores no son castigados con cartulina o cualquier otra disciplina por infracciones de fuera de juego, sin importar cuántas de ellas cometan.

Entonces, ¿cuál es la controversia?

A pesar de ser una de las reglas más fundamentales del fútbol, las decisiones arbitrales entorno al fuera de juego suelen estar en el centro del debate y la controversia.

El problema es que algunos aspectos de la regla no son en blanco y negro, sino que implican un cierto grado de subjetividad. Aunque hay pocos problemas cuando un jugador offside interfiere directamente con el juego, lo que significa exactamente interferir con un adversario es decisión del árbitro.

Un ejemplo de esto tuvo lugar en el partido entre el Barcelona y el Athletic en la jornada 18 de la Liga Iberdrola. Lucía se quedaba sola ante Sandra Paños pero el línier levantó el banderín y el árbitro pitó fuera de juego. En realidad, la delantera del Athletic estaba en posición correcta.

Sin embargo, en un futuro previsible, el fuera de juego seguirá existiendo en su forma actual.

1 comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.