El fútbol femenino es un deporte de mucha exigencia física; por eso, la nutrición es vital para cubrir el gasto de energía. El fútbol femenino, igual que sucede con cualquier otro deporte, tiene como factor clave la importancia de una buena alimentación con una nutrición variada para preservar la salud de las deportistas. Por esta razón, son muchos los clubes que apuestan por incluir la figura de un nutricionista entre sus filas.

Una alimentación variada

La base de una buena alimentación en el fútbol femenino será personalizar la dieta y adaptarla a las necesidades de cada jugadora. Esta es otra razón por las que es importante contar con un nutricionista, que se encargará de realizar las recomendaciones nutricionales.

Además de tener que adaptarse a las necesidades de las mujeres, la alimentación debe ser variada e ir modificándose de acuerdo a las circunstancias que estén viviendo las jugadoras. No podrán tener la misma alimentación si están en pleno estado de forma que si han sufrido alguna lesión.

La dieta deberá adecuarse dependiendo del momento por el que se esté pasando. La nutrición no podrá ser la misma durante la pretemporada, las competiciones, los viajes o la recuperación. La clave de esa dieta será recibir la cantidad de energía correcta para tener un buen rendimiento.

Durante los viajes es complicado mantener la misma dieta, y aunque suelen ser viajes cortos suponen un trastorno de la rutina y del estilo de vida. Para que estos viajes no afecten se debe consumir un plan alimentario similar a la dieta diaria o que supla las necesidades nutricionales. Algunos alimentos que se utilizan para los viajes son cereales, barritas de desayuno, suplementos alimenticios líquidos, frutas secas o nueces.

En algunas ocasiones, será necesario añadir suplementos a la dieta para conseguir las proteínas necesarias. Estos suplementos deportivos se utilizarán cuando las mujeres realicen viajes y no puedan tomar los alimentos adecuados.

Diferencias entra la nutrición en el fútbol femenino y masculino

En el fútbol femenino a la hora de trabajar con la nutrición hay que tener en cuenta ciertos aspectos y diferencias con respecto al deporte masculino. Habrá que tener en cuenta la alimentación a nivel de equipo, pero también a nivel individual.

A nivel de equipo hay dos fases principales, la pretemporada y la temporada de competición. En la pretemporada es habitual realizar pruebas y tomar datos de las nuevas jugadoras. Los objetivos del nutricionista serán recuperar el peso de las jugadoras y adecuar los requerimientos energéticos. Durante la temporada de competición se realizarán pruebas de manera rutinaria y también se explica el protocolo de alimentación que deben seguir. Hay que poner mucha atención a la alimentación del día anterior y posterior al partido para intentar evitar la fatiga.

Una de las diferencias que hay entre el fútbol femenino y masculino la encontramos en lo extradeportivo. En el fútbol femenino es habitual que las mujeres estudien o trabajen además de jugar, esto hará que sus horarios estén más cargados, lo que afectará a su alimentación y a su nutrición.

El nutricionista deberá tener en cuenta que existen algunas diferencias fisiológicas entre hombres y mujeres que afectan a la hora de hacer deporte, algunas de ellas pueden ser la obtención de energía, que lograrán con un mayor uso de la grasa; las dificultades para ganar masa muscular; la adaptación a la actividad física o los cambios hormonales que sufren las mujeres y que pueden producir falta de hierro, lo que derivaría en la aparición de fatiga.

Cuáles son los mejores alimentos para la mujer futbolista

Como ya hemos comentado, en el fútbol femenino una alimentación variada es muy importante a la hora de mantener la salud y energía de las mujeres. Aunque la dieta deberá contener una gran variedad de alimentos, hay algunos que son indispensables para las futbolistas.

Uno de ellos son los carbohidratos, que son una importante fuente de combustible para las deportistas. El plan diario de comidas debe contener la cantidad justa de carbohidratos para cubrir la energía utilizada en los entrenamientos y para optimizar la recuperación. Algunos alimentos ricos en carbohidratos son el pan blanco e integral, la mayoría de cereales de desayuno, la mayoría de arroces o bebidas deportivas suaves entre otros.

Otro elemento indispensable en la dieta de un deportista son las proteínas, que también son claves en el fútbol femenino, especialmente durante los entrenamientos centrados en el desarrollo de los músculos y fuerza. Las carnes rojas o el pescado son un buen ejemplo de alimentos con proteína de alta calidad. Aunque también podemos incluir huevos, queso, legumbres o suplementos líquidos en la dieta para cubrir las proteínas necesarias.

Las vitaminas, los minerales y los antioxidantes son elementos importantes para mantener una vida saludable y para los entrenamientos, especialmente aquellos que cuenten con ejercicios aeróbicos. Estos nutrientes serán mejores cuando se obtengan de una dieta variada que contenga verduras, frutas, granos, lácteos, carne y pescado.

En el deporte es muy habitual utilizar suplementos deportivos para incrementar la cantidad de energía o mejorar el rendimiento competitivo. El uso de suplementos puede ser útil cuando hay alguna deficiencia en un mineral o vitamina y también cuando no se puede aumentar la ingesta de alimentos necesarios. Pero los deportistas que los tomen deben tener en cuenta que algunos pueden llegar a ser dañinos para su salud.

La falta de hierro es un problema que afecta a muchas mujeres futbolistas, como ya hemos comentado esto podría provocar la aparición de fatiga. Para evitarlo hay que añadir a la dieta comidas ricas en hierro, como podrían ser las carnes rojas, las legumbres, cereales o huevos.

Aunque en muchas ocasiones se puede pensar que no es importante, la grasa corporal también juega un gran papel, ya que se trata del mayor depósito de energía del cuerpo. Por ello es importante que las jugadoras administren bien su ingesta de carbohidratos y proteínas para mantener una constitución ideal.

En el fútbol femenino, las mujeres tienen mucha presión para conseguir un peso y nivel de grasa corporal irreal. Esto puede comprometer el rendimiento de las jugadoras a corto plazo e incluso dañar su salud. Si se desea reducir el nivel de grasa corporal, se debe hacer manteniendo una buena nutrición y mediante un balance de grasa negativo. Lo que nunca se debe realizar es reducir la ingesta de energía, porque incrementará la fatiga y reducirá los niveles de energía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *