Vero Boquete aterrizó en Salt Lake City el pasado 1 de marzo dispuesta a jugar con el Utah Royals, pero su estancia en suelo estadounidense no está siendo la mejor posible. Primero, con un terremoto de magnitud 5,7, el más fuerte en la ciudad desde 1992; y después, con el confinamiento a causa del coronavirus.

El inicio de la competición se ha retrasado. En principio estaba fijado para el 18 de abril, pero se han suspendido los entrenamientos y los partidos de preparación, por lo que no podrá comenzar ese día.

“Dicen que la MLS podría retomarse a mediados de mayo”, cuenta Vero Boquete en una conversación telefónica con EFE. “Me imagino que nosotras podríamos empezar a competir a mediados de mayo, aunque el fútbol es lo de menos ahora“, asegura.

Vero Boquete apenas sale de casa y mira desde la distancia lo que ocurre en Europa: “Estos días atrás estuve entrenando con compañeras en grupos pequeños, pero ahora paso. Me siento mal viendo todo lo que pasa en España y en Italia“.

Además, lamenta que en Utah la gente sigue saliendo a la calle sin ningún problema. “Algunos estados lo han cancelado todo, pero aquí hay mucha gente que sigue haciendo vida normal. Tienen que parar el país, pararlo todo“, sentencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar:

La Eurocopa de 2021, obligada a cambiar de fecha

El Comité Olímpico Internacional decidió este martes retrasar un año la celebración…