Eva Alonso

RAYO VALLECANO. Se llama Eva Alonso, tiene 16 años, y ya ha jugado dos partidos en la Liga Iberdrola. Muchas niñas a su edad apenas han salido de casa y Eva lleva 180 minutos como titular en la máxima categoría del fútbol femenino. Es la manija del equipo, pide el balón, tiene pausa, desparpajo, domina las dos piernas, es elegante y lanza a sus volantes con el descaro de una juvenil pero con el talento y la experiencia de una veterana. Es la sensación de este arranque liguero en el Rayo Vallecano y muchos se preguntan en la grada, quién es esta niña espigada, con coleta rubia y maneras de Busquets que domina el centro del campo de las guerreras.

Eva ya deslumbró en las categorías inferiores junto a técnicos como Jorge Cámara, actual mister del Rayo nacional, pero ha sido esta temporada cuando Irene Ferreras, entrenadora de la primera plantilla, ha apostado por ella, la ha colocado en el eje del equipo y no se ha equivocado. Todos lo balones pasan por su botas: se perfila, recibe, toca, desahoga o lanza un pase diagonal que rompe las defensas y todo eso con solo 16 años. Y por si esto fuera poco; tiene gol. Le pega con la zurda y cabecea, el tanto que le dio la final de la Copa de la Reina al Rayo Vallecano en la Segunda División Femenina de la temporada pasada salió de su cabeza.

Quiere llegar alto pero no demasiado rápido para evitar caídas desagradables. Bien aconsejada desde el banquillo y desde casa, sabe que el camino no es fácil. El reto es compaginar fútbol de alto nivel y estudios y muchas promesas se quedan por el camino.

En el cole sólo los más cercanos saben que su compañera juega en Primera División, un ejemplo más de la humildad que va a seguir necesitando para continuar en lo más alto del fútbol nacional. De momento, el Rayo cuenta sus dos partidos por derrotas, un comienzo agridulce para una niña que ya deslumbra entre las grandes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.