A finales de enero, Mireia Belmonte se postuló públicamente para ser la abanderada española en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. La nadadora reconoció que sería un orgullo y que cree que tiene un palmarés bastante completo para ser la elegida.

Sin embargo, según la norma del Comité Olímpico Español, el deportista que porte la bandera en la ceremonia de inauguración debe ser el de mejor palmarés. Y en eso Saúl Craviotto gana a Belmonte.

No obstante, desde hace un tiempo viene cogiendo fuerza la opción de que sean ambos quienes tengan el honor de ser los abanderados. El presidente del COE, Alejandro Blanco, reconoció al diario ‘As’ esa posibilidad, aunque deja la decisión en manos de las diferentes federaciones.

El debate está en el aire y una plataforma en ‘Change.org’ ya ha recogido más de 75.000 firmar para que sea la nadadora la elegida. Los presidentes de las federaciones son los que tendrán la última palabra, pero la posibilidad del tándem Belmonte-Craviotto cada vez va sonando más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.