SuperKoko
@diariodeavisos

GRANADILLA EGATESA. Atención a las zagas rivales. Viene SuperKoko. No confundir con SuperCoco. Más de un españolito de a mediados de los 70, en la hora de la merienda, se tragaba las aventuras de este personaje, que entre otros registros, era el de un antihéroe. Por ello, aquello de “¿Es un pájaro? ¿Es un avión? No, es SuperCoco”.

Coco, creado por Jim Henson compartió protagonismo con Epi y Blas, la rana Gustavo, la cerdita Peggy o El Monstruo de las Galletas, entre otros, en ‘Barrio Sésamo’, mítico programa televisivo. Cuatro décadas después, llega SuperKoko. Vestida de blanquiazul. Desde la isla de Tenerife. Para nada, un antihéroe. Todo lo contrario. Por su gran velocidad nos hace preguntarnos si realmente es ¿un pájaro o un avión?… O algo más.

Ha sido Joseba Agirre el que nos ha puesto sobre la pista. El técnico del Athletic no se cortó un pelo al enjuiciar a Koko, la delantera del Granadilla Egatesa. “La he visto como un Fómula 1, rapidísima y difícil de marcar”, así definió a la marfileña tras el partido disputado el pasado domingo en Lezama. Un choque, que a la postre, supuso la primera derrota (2-0) de la ‘era Pier’ tras sumar 10 puntos de 12 posibles. Pero pese al revés, el Granadilla sigue instalado en la cuarta posición en la tabla clasificatoria.

Admirando la velocidad de SuperKoko

La delantera blanquiazul dejó constancia de su punta de velocidad en Lezama. Trajo por la calle de la amargura a la zaga rojiblanca. Y por ello se llevó el reconocimiento del entrenador del cuadro bilbaíno. Koko cumple su segunda temporada en Tenerife tras un paso fugaz por el Barcelona. Anteriormente jugó en Lituania y Chipre.

En aquel curso, un gol suyo a la Real Sociedad dio el primer triunfo de las chicharreras en la Liga Iberdrola. “Recibí un pase de Megan, me hice un autopase con una diagonal y cuando vi el hueco disparé”. De esta manera relató su diana.

El pasado verano renovó hasta 2019. “Esta es mi segunda familia. Son muy amables. Es por ello que estoy muy contenta de seguir”, afirmó la marfileña.

Una jugadora que fue utilizada en un primer momento por Toni Ayala como revulsivo desde la banda. Gracias a su facilidad para desequilibrar, para poner medidos centros o marcar goles. Una habilidosa y rápida jugadora de tan solo 1,51 metros de estatura. Que disfruta igual marcando que dando goles. Ahí está su última asistencia a Paloma Lázaro en la victoria ante el Sevilla con la campana final. Con el Heliodoro Rodríguez López como testigo de excepción. Admirando la velocidad de SuperKoko.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.