Presa Natalia Pablos simbolo
@Natalia_Pablos

OPINIÓN. Es cuestión de sentido común, pero sobre todo, de ser agradecido. Martín Presa está gestionando pésimamente el caso de Natalia Pablos. Se equivoca de pleno el ‘presi’ si piensa que de está manera vela y defiende los intereses rayistas. No es elegante ni inteligente poner la zancadilla a un símbolo, mito, leyenda del club. Y Natalia Pablos lo es. Ella se merece que la hagan el pasillo, que la homenajeen, retirar su dorsal… Ella ha hecho grande al Rayito femenino. No solo por engordar el palmarés del club con tres Ligas y una Copa.

Natalia ha transmitido un sentimiento. Ella lucido la banda con compromiso y orgullo. Dejándose la piel. En campos de tierra, batiéndose el cobre por el escudo y la camiseta, llenándose de barro hasta las pestañas. La eterna capitana no se merece el trato y la salida de tono de Martín Presa. Seguramente, le ha dolido más la zancadilla que le ha puesto el presidente que más de una patada recibida en el verde. No tiene sentido retenerla dos años más en contra de su voluntad.

Obligarla a cumplir un contrato que en muchísimas ocasiones es papel mojado para los futbolistas. Que cambian de escudo como veletas ante los cantos de sirena. Futbolistas que se cambian de camiseta con suma facilidad y que rompen el corazón de la hinchada de turno con su marcha. Este no es el caso de Natalia. Ella quería colgar las botas en su Rayito.  Lo ha hecho dos años antes de lo previsto. Y así lo comunicó en marzo pasado.

Si es cierto que Martín Presa se enteró una semana antes de la conclusión de la Liga, el presidente debería tomar cartas en el asunto. Que no le tengan informado al ‘presi’ de los planes de su capitana no es de recibo. Es muy fuerte. La imagen del club está quedando por los suelos. Y mucho más con la reacción del presidente.

Tampoco se merece Natalia que la toreen. Y Martín Presa lo está haciendo al poner excusas y trabas para volver a reunirse con ella para tratar de manera civilizada su desvinculación. Con su actitud, el ‘presi’ rayista retorna al fútbol de las cavernas. El derecho de retención pasó a mejor vida. El amor a unos colores y su fidelidad no lo garantiza un contrato. Es algo que se lleva dentro. Solo contados futbolistas lo demuestran. Con palabras y hechos. Y Natalia Pablos es un ejemplo. Presa, no estropee la historia de amor de la capitana con su Rayito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.