sandra

VALENCIA. Sí hay quinto malo. El puesto firmado por el Valencia la pasada campaña en la Liga Iberdrola 17-18, por ejemplo. No es mi opinión, sino la de Sandra Hernández. “La temporada fue bastante irregular, tanto individualmente como a nivel colectivo”, defiende la centrocampista canaria (La Palma, 25 de mayo de 1997), que ha hablado de pasado, presente y futuro con ellas.futbol.

Primero, el pasado y ese quinto puesto decepcionante. “Un equipo como el Valencia, con la calidad de las jugadoras y el gran club que es, merece estar por encima de esa plaza que conseguimos. Fue un año de muchos cambios y eso lo notamos, pero ahora… A corregir y a seguir mejorando”, admite Sandra, que participó en 28 partidos de Liga, 22 de ellos como titular, y sumó 1.948 minutos.

Y tres goles, aunque lo suyo sea otra cosa. Tocar, ordenar, dirigir… “Nunca da un balón por perdido. Luchadora incasable. Gran organizadora del juego”. Así es cómo la Liga Iberdrola define a la futbolista del Valencia. Todo cierto. “Añadiría que me gusta mucho el juego combinativo, de pocos toques. El tiki-taka”, señala.

El reto de mejorar

Seguirá haciéndolo la próxima temporada. Futuro. Esta vez será a las órdenes de Óscar Suárez, que sustituye a Jesús Oliva en el banquillo, y con el reto de mejorar. “Nosotras, como equipo, tenemos como objetivo siempre superar lo que se hace la temporada anterior, tanto en Liga como en la Copa de la Reina. Individualmente, rendir al 200%”, argumenta.

Alcanzar ese 200% podría tener un doble premio. Los éxitos del Valencia serán los suyos y también, quizá, un billete para Francia 2019. “Ir al Mundial es muy complicado”, admite, aunque va por el camino correcto. Paso a paso, escalón a escalón. Con las inferiotes alcanzó dos subcampeonatos. Primero, con la sub 17 en el Mundial de Costa Rica 2014. Después, con la sub 19 en el Europeo de Eslovaquia 2016.

Debut en la Cyprus Cup 2018

Luego llegó el debut con la absoluta. Fue en la Cyprus Cup 2018, torneo que España conquistó el pasado 7 de marzo tras imponerse en la final a Italia (2-0). Sandra jugó aquella final, como también lo hizo en los tres partidos previos. No tuvo muchos minutos, pero cumplió a las órdenes de Jorge Vilda. ¿Una nueva oportunidad? “Tengo que mejorar y darlo todo en mi club. Voy a trabajar al máximo para, al menos, estar en los alrededores de esos sueños”.

Sería otro de los muchos buenos momentos que ya ha vivido a sus 21 años. “Haber podido disfrutar de los partidos con la absoluta ha sido un sueño, algo que soñaba desde pequeña. Uno de mis mejores momentos, como el debut en la Champions League, mi primer partido con el Barcelona, con el Valencia… Y los campeonatos mundiales y europeos”, enumera.

Dos finales perdidas

Y otras no tan buenos. “El peor momento, por así decirlo, las finales pérdidas injustamente con las categorías inferiores de la selección”. Habla Sandra de las derrotas que sufrió España ante Japón (2-0) en el Mundial sub 17 de 2014, y ante Francia (2-1) en el Europeo sub 19 de 2016. La primera, con Jorge Vilda de seleccionador. La segunda, con Pedro López.

Dos derrotas, pero que le quiten lo bailado. Presente. ”Cuando era pequeña ya tenía claro que quería salir de mis islas a luchar por mis sueños, y siempre trabajé, y trabajo, para hacerlos realidad”, admite Sandra, que se fue de casa muy joven para jugar al fútbol. Lo hizo con el apoyo de su familia y los consejos de su padre, el ex jugador ‘Tata’ Hernández. “Mi padre es el pilar, mi ídolo. La persona que me ha guiado e inculcado todo lo que sé hasta ahora. Siempre me ayuda y me da consejos para mejorar”, reconoce.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *