RFEF Femenino
@rfef

SEGUNDA DIVISIÓN. Ya lo dijo ayer Amanda Sampedro: “El fútbol femenino está creciendo a pasos agigantados“. Y en esta revolución está participando muy activamente España. Equipos jugando en los grandes estadios, luego yendo de gira en la pretemporada… Y ahora, con la innovadora idea potenciada por el presidente de la RFEF Luis Rubiales y el mandatario del Comité de Fútbol Femenino, Rafael del Amo.

Esta iniciativa no es otra que la creación de una nueva categoría: la Primera División B, que ocuparía el lugar a la Segunda División actual. Una idea que llevaba ya tiempo cocinándose en la Federación y ayer, 24 de julio de 2018, fue confirmada durante el sorteo del calendario de la Liga Iberdrola, mediante un comunicado oficial. Rafael del Amo valoraba este hecho poco después: “Esta nueva estructura de competiciones es una decisión histórica y habrá un antes y un después de la misma”.

La Primera División B se implantará el año que viene, de cara a la campaña 19-20. Constará de un total de 32 equipos divididos en dos grupos de 16: norte y sur de España. Será la competición inmediatamente inferior a la Liga Iberdrola y podrían ascender, como hasta ahora en Segunda, dos equipos. Sin embargo, la RFEF no ha confirmado nada más, ni qué equipos participarán ni cómo se determinarán los ascensos (directos o por play-offs). En las próximas semanas se podrían ir tomando decisiones al respecto.

Objetivo, reducir las diferencias

Esta iniciativa también afectará también a la Segunda División. No solo porque pasará a ser la categoría de bronce del fútbol femenino, sino porque podría ver reducido su número de equipos, puesto que 30 de los 112 actuales deben pasar a la nueva división, además de los que pasen a la Liga Iberdrola. Habrá por lo tanto ascensos masivos esta temporada 18-19. Y para el año que viene es posible que vea reducido su número total de clubes participantes, aunque eso también está pendiente de confirmación.

Los motivos que han impulsado la creación de esta nueva categoría son las desigualdades, tanto entre la Primera y Segunda División con la excesiva diferencia en el número de equipos (16 y 112 equipos) como dentro de la propia Segunda con el desparejo nivel de sus clubes. De los siete grupos que la conforman, esto se veía muy bien en el de Canarias, donde sus dos mejores conjuntos (Femarguín y Tacuense) no dan ni una sola opción al resto.

Con la implantación de la Primera División B la intención es reducir estas diferencias y conseguir una competición más atractiva y disputada. De este modo, en palabras de la misma RFEF, “pretende ser un incentivo para continuar avanzando en fútbol femenino y atraer patrocinios“. ¿Crees que esta categoría conseguirá su objetivo? El tiempo dará la respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.