Alberto Berna
Zaragoza CFF

ZARAGOZA CFF. Ni muerto ni desahuciado ni descendido. “Estamos vivos, con ganas de pelea y somos muy optimistas”, denuncia Alberto Berna. No es para menos, pues su equipo ya no es el farolillo rojo de la Liga Iberdrola 17-18 y atraviesa su mejor momento de la temporada. Lleva tres jornadas sin perder, con un balance de dos victorias y un empate. 7 puntos, los mismos que sumó en las primeras 20 citas del calendario.

La salvación, aunque todavía lejana, no es un imposible. Está a 8 puntos cuando quedan 21 por disputarse. “Aún hay margen. Son siete partidos lo que tenemos aún que jugar y ahora estamos en un buen momento. El equipo ha recuperado la confianza, está contento y con ganas de que llegue el choque frente al Sporting Huelva para seguir con la dinámica actual”, reconoce el preparador.

Han cambiado mucho las cosas en apenas tres meses. El Zaragoza CFF comenzó 2018 con solo 5 puntos y un balance terrible: una victoria, dos empates y 11 derrotas. “Normal que en enero nos dieran como descendidos. Los resultados fueron muy malos, pese a que hicimos algunos buenos partidos”, recuerda Alberto Berna, que prefiere mirar al futuro.

Llegar al parón con 20 puntos

Un futuro que pasa por los dos partidos previos al parón liguero por los compromisos de la selección de España de cara al Mundial de Francia 2019. “El objetivo es estar a 4 ó 5 puntos de la salvación a falta de cinco jornadas para que acabe la Liga. Para lograrlo debemos llegar al parón con 20 puntos. Si lo logramos, nos engancharemos”, calcula el técnico del Zaragoza CFF. Unos cábalas en las que su equipo derrota a Sporting Huelva y Fundación Albacete.

No lo considera un imposible. Tiene, dice, equipo de sobra para conseguirlo. “Ahora mismo tenemos una plantilla de gran nivel, compensada y muy competitiva. Podría perfectamente disputar la Copa de la Reina, pese a perder a Esther Sullastres y a Maya Yamamoto. Los fichajes que hicimos en enero están funcionando porque han subido el nivel y han sido un soplo de aire fresco. Ahora tenemos gol, que es lo que nos faltaba”, reconoce el preparador.

La falta de pegada y ganar a domicilio

La falta de pegada ha lastrado al conjunto maño. “Se puede jugar bien y tener el equipo muy trabajado, pero si no marcas goles… La marcha de Chloe Richards nos hizo daño, pero ya tenemos la dinamita, la pegada que necesitamos. Coleman, Darlene, Armisa Kuz… Ahora nuestra asignatura pendiente es ganar fuera de casa”, dice, consciente de que su saldo a domicilio es de dos empates y diez derrotas.

Pero primero, el Sporting Huelva. Las onubenses se presentan este domingo, 25 de marzo de 2018, en el Pedro Sancho. Un rival directo para el conjunto que entrena Alberto Berna, que no podrá contar con Coleman debido a un problema en la rodilla. “No hemos tenido suerte tampoco con las lesiones. Esther, Yamamoto… Luego tenemos los problemas propios de los clubes humildes a la hora de hacer fichajes y de completar la plantilla. Ninguno de los tres últimos clasificados tenemos el respaldo de un equipo masculino en la élite, y eso se nota”, comenta.

Reaccionar a tiempo

Pero es lo que hay, y Alberto Berna lo asume. “Trabajamos con lo que tenemos y estoy contento. Y sobre todo soy optimista, muy optimista. El objetivo era mantenernos y creo que lo vamos a conseguir. Vamos a obrar el milagro. Hemos reaccionado, solo espero que no sea muy tarde”, cometa.

El Zaragoza CFF tiene margen de maniobra. Quedan siete jornadas para que concluya la temporada y la salvación está a solo 8 puntos. “Hay tiempo y mucho en juego”, concluye Alberto Berna, cuyo equipo se las verá en la recta final de la Liga Iberdrola 17-18 con Sporting Huelva, Fundación Albacete, Real Sociedad, Santa Teresa, Athletic, Valencia y Atlético de Madrid. ¡Casi nada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *