crónica Rojita
ellas.fútbol

SELECCIÓN. No pudo ser. Pese a que la Selección española se merecía con creces ganar la final del Mundial sub 20, no pudo ser. Japón se impuso en la primera parte sin merecerlo. Lo hizo con un gran gol que dejó cabizbajas a las chicas de Pedro López. Aún así, la Rojita luchó hasta el final quedándose en un segundo puesto que sabe a triunfo.

Las 19:30. Llegó la hora de comenzar el partido en el estadio de la Rabine. España junto a Japón saltaban al terreno de juego. Tan solo 90 minutos para que alguno de los dos se alzarse con la ansiada Copa del Mundo. La Rojita salió con ganas, garra y mucha confianza al césped. Sin Aitana Bonmatí, pero con Eva Navarro. La gran novedad. También Patri Guijarro, espectacular, avisaba una y otra vez, sin suerte, a la portera del equipo nipona.

Cuando mejor estaba la Selección española y, sobre todo, cuando más ocasiones tenía de gol, se abrió el marcador en contra. ¡Qué forma más injusta de recompensar a la Rojita! Y es que Japón, sin apenas oportunidades, marcó un golazo. Cata Coll no pudo hacer nada ante Hinata Miyazawa que sumaba el primero. Poco a poco, las japonesas se igualaban a las de Pedro López.

La segunda parte, la de la sentencia

España recibió entonces otros dos tantos en media hora. Saori Takarada y Nagano se encargaron de ello. Eso sí, las españolas lograron recortar distancias en el minuto 71 gracias a Candela Andújar. Quizás demasiado tarde. Les faltó tiempo y algo de suerte para conseguir la remontada. Si el tiro de Claudia Pina no hubiese dado al larguero, otro gallo hubiera cantando. La Rojita se habría metido de lleno en el partido.

Finalmente, llegó el temido minuto 90. No había tiempo para más. Aquella final se acababa. Japón se proclamó campeona del mundo mientras España quedaba, injustamente, en el segundo puesto. Nunca nadie había conseguido remontar tres goles en una final del Mundial sub 20. Sin embargo, estas chicas lograron mucho más. Hicieron historia y eso, no se lo quita nadie.

Subcampeonas, y con orgullo. La noche de ayer, 24 de agosto, fue solo el comienzo de algo grande para ellas. Está claro que España no mereció ese resultado (1-3). Aún así, la Rojita lo intentó hasta el final. Como unas guerreras. ¡Gracias por hacernos vibrar y llevar al fútbol femenino a lo más alto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.