Las investigaciones realizadas en anteriores Copas del Mundo y de Europa muestran que la conversión exitosa de un penalti aumentó en un 61% las posibilidades de ganar, lo que se redujo sustancialmente al 29% si el penalti era fallado. Todo ello hace que la capacidad de marcar un penalti en un partido de competición sea de vital importancia, especialmente si se tiene en cuenta el escaso número de goles marcados durante un partido normal.

No te distraigas con el portero

La primera vez que se puso un balón en el punto de penalti fue en 1902, con el esférico situado a 11 metros de la portería. En 1997 se modificaron las reglas del saque para permitir a los guardametas moverse lateralmente a lo largo de la línea de meta antes de que se golpee el balón.

La importancia de este cambio de reglas se ha puesto de relieve en la investigación sobre el golpeo, que muestra que si el guardameta tiene una mayor oportunidad de distraer al jugador -piensa en agitar los brazos-, esto se traduce en un mayor porcentaje de penaltis parados. Esto es particularmente cierto en situaciones que provocan niveles más altos de ansiedad para el tirador de penaltis, como un penalti decisivo de la Copa del Mundo.

¿Conoces la regla del fuera de juego?

En este sentido, es importante que el delantero no se distraiga con las tácticas de los guardametas cuando se prepara para ejecutar un penalti, que puede tardar menos de 400 milisegundos en llegar a la boca de la portería.

El ex guardameta polaco Jerzy Dudek utilizó la estrategia de distracción de manera muy eficaz en la final de la Liga de Campeones de 2005: detuvo dos penales de Andrea Pirlo y Andriy Shevchenko, y distrajo a Serginho lo suficiente como para lanzar un disparo por encima del larguero.

Cómo tirar a puerta

La habilidad más importante en el fútbol es la patada del empeine, popularmente conocida como de los “cordones”. Aquí, el jugador conduce utilizando los músculos del cuádriceps del muslo para proporcionar la técnica más poderosa del fútbol.

Debido a su potencia, este tiro se utiliza comúnmente para transformar penaltis. Pero la investigación que se ha enfocado en la precisión de la patada del empeine, muestra que ocurre algo así como un “intercambio de precisión de la velocidad“.

Un ejemplo clásico de énfasis en la velocidad por encima de la precisión fue el de Chris Waddle, que falló uno de los penaltis de Inglaterra en la semifinal de la Copa del Mundo de 1990 contra Alemania. Pero también vale la pena señalar que poner más énfasis en la precisión en detrimento de la velocidad también puede dar al guardameta tiempo suficiente para reaccionar y detener el penalti.

En lo que se refiere a fútbol femenino, la selección española sub’17 se proclamó campeona del Mundo el pasado mes de diciembre tras vencer en la final a México (2-1). Pero el partido clave, el que enfrentó a España en cuartos de final contra Corea del Norte, anterior campeona mundial, concluyó con victoria hispana tras superar una emocionantísima tanda de penaltis.

Con anterioridad, concretamente en el verano de 2015, España sub’17 se proclamó campeón de Europa al ganar a Suiza en la final por 5-2. En las semifinales, el combinado hispano derrotó a Alemania, máxima favorita, desde el punto de los 11 metros.

El tiro perfecto

Con todo esto en mente, ¿cómo se lanza un penalti como un profesional? Todo comienza con la fase de ejecución; los jugadores hábiles normalmente se acercan al balón en un ángulo de unos 45 grados. Esto facilita la máxima velocidad de la bola.

Acercarse a la pelota en ese ángulo también ayuda al jugador a inclinar la pierna de golpeo para alejarla de la pierna de apoyo. Se cree que esto mejora el contacto entre el pie y el balón, al permitir que el pie que golpea se coloque más abajo del balón.

La velocidad con la que los jugadores se acercan y corren hasta la pelota será diferente para cada persona. Esto es importante, ya que las investigaciones han demostrado que los futbolistas producen sus mayores velocidades de balón cuando utilizan una de aproximación seleccionada por ellos mismos.

El siguiente paso es la fase de backswing de la patada. Esto es crucial para estirar los músculos de la parte superior e inferior del cuerpo a una longitud óptima para ayudar a generar mayores fuerzas musculares. Los futbolistas de élite realizan esta fase de la patada extendiendo la pierna de la patada, girando el torso y extendiendo el hombro que no es del lado de la patada hacia atrás a través de un amplio rango de movimiento. Esta fase es análoga a la de la retirada del arco en tiro con arco.

Después llega la fase de avance de la patada. Aquí, los músculos se contraen rotando el torso y flexionando el hombro que no es del lado de la patada hacia la pierna que la golpea. Además, la pierna está coordinada en una secuencia específica: la cadera se flexiona primero, seguida de una extensión rápida de la rodilla, lo que hace que el pie acelere hasta el contacto con el balón.

La posición y velocidad del pie en el contacto con el balón determina la calidad del impacto de pie a balón y la velocidad y precisión del balón resultante. Para optimizar la velocidad del balón en un escenario de penalti, es importante golpear el balón lo más cerca posible del centro.

Lo que todo esto demuestra es que marcar un penalti no es una hazaña. Así que, mientras veas la Copa del Mundo, ten en cuenta el nivel de destreza necesario para conseguir transformar una pena máxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *