Historia del fútbol femenino

A pesar de que el fútbol femenino está viviendo su mejor época en la actualidad, tiene tanta historia como el masculino. Sus inicios datan de 1880, cuando se comenzaron a disputar varios encuentros, pero no fue hasta el 23 de marzo de 1895 cuando se celebró el primer partido oficial. Este encuentro se jugó entre el North y South en el campo del Crouch End Athletic, en Londres.

El partido contó con más de 10.000 espectadores, muchos de ellos intrigados por ver a las mujeres practicar un deporte masculino en aquellos días. La mayoría no llegaron a ver el partido, ya que se tuvieron que quedar de pie en un terreno plano. Este primer partido oficial terminaría con la victoria por 7-1 de North, cuya capitana era Nettie Honeyball, quien también fundó el British Ladies Football Club, primer club de fútbol femenino, en 1894.

Tras ese primer partido, el British Ladies Football Club comenzó a disputar varios partidos a lo largo de Gran Bretaña. En total el equipo llegó a jugar más de 160 partidos en dos años, de 1985 a 1987. Pero durante esos dos años comenzaron a surgir muchos problemas, el gran número de partidos provocaba que en muchas ocasiones las jugadoras no pudieran llegar a algunos. En el año 1895 el BLFC se dividía en dos equipos, uno liderado por Nettie Honeyball y otro por Helen Mathews. Finalmente dos años después el equipo se disolvería por completo.

Pero, aunque el British Ladies Football Club creó un gran número de comentarios y opiniones, la mayoría eran negativos. Con la llegada de la Primera Guerra Mundial, el fútbol femenino se vio impulsado debido al reclutamiento de los hombres. A pesar de que durante esta época las mujeres volvieron a los campos de fútbol, la FA no reconoció el fútbol femenino hasta después del Mundial de 1966.

Primeras Mundiales del Fútbol Femenino

Con el paso de los años el fútbol femenino reconocido cada vez más, pero hubo que esperar muchos años hasta que se celebró el primer Mundial de Fútbol Femenino oficial en 1991. Pero las primeras competiciones internacionales, aunque eran extra-oficiales, se comenzaron a celebrar en 1970 en Italia. Este primer Mundial no fue reconocido por la FIFA, por lo que no lo tienen cuenta, pero la selección ganadora fue Dinamarca, que venció a la anfitriona por 2-0.

Sólo un año después se celebró un segundo Mundial, este también extra-oficial, en México. Este segundo torneo, en el que participaron países como Argentina, Inglaterra o Italia, tuvo una gran popularidad, pero la desorganización que había en las federaciones hizo que no se celebrasen más Mundiales durante más de 10 años.

Fue en 1991 cuando la FIFA organizó el primer Mundial Femenino y la sede fue China. En este primer Mundial participaron 12 equipos y el campeón fue Estados Unidos, que además es la selección con más Mundiales. Esta primera edición contó con más de 500.000 espectadores a lo largo de todo el torneo, lo que refleja el gran interés que provocaba el fútbol femenino.

Juegos Olímpicos

Sólo cinco años después de la organización del primer Mundial, en 1996, el Comité Olímpico Internacional decidió incluir el fútbol femenino en el programa de los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996. En estos Juegos Olímpicos participaron 8 países, Japón, China, Alemania, Dinamarca, Noruega, Suecia, EEUU y Brasil.

Desde Atlanta 1996, los JJOO han contado con una categoría de fútbol femenino hasta la actualidad. En cuatro ocasiones el ganador ha sido EEUU, que se llevó el oro en Atlanta 96, Atenas 2004, Pekín 2008 y Londres 2012. La otra selección que se hizo con el oro fue Noruega, que venció en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000 y Alemania, que ha sido la última campeona olímpica en Brasil 2016.

En los primeros JJOO con fútbol femenino, los participantes eran sólo 8, pero el número de equipos ha ido en aumento, en los Juegos Olímpicos de Brasil 2016 el número de selecciones ha ascendido hasta 12.

Inicios de la Copa de Europa del Fútbol Femenino

La Copa de Europa del Fútbol Femenino es uno de los torneos más prestigiosos a nivel de clubes organizado por la UEFA. Se creó en el año 2001 y surgió con el objetivo de dar más proyección al fútbol femenino. Esta primera edición contó con la participación de 33 equipos, uno por cada liga representante. El equipo campeón de la primera edición fue el Frankfurt, que se impuso por 2-0 ante el Umeå en una final que batió los récords de asistencia de un partido de fútbol femenino hasta el momento con 12.000 espectadores.

Desde entonces, el número de equipos ha ido en aumento hasta alcanzar los 53, que son los que disputan la UEFA Women’s Champions League, el nombre que adquirió el torneo en el año 2009. Bajo este nombre, ha reinado un equipo, el Olympique Lyonnais, que ha conseguido alzarse cinco veces con el título, tres consecutivas en la última temporada.

El uniforme de los equipos en sus inicios

El fútbol femenino ha sufrido muchas trabas a lo largo de su historia, la vestimenta y uniforme de las jugadoras sólo es uno más de los inconvenientes que estas han tenido que sufrir. En sus inicios, los uniformes deportivos de las mujeres solían llevar faldas largas y corsé, prendas que impedían a las mujeres moverse con libertad. La aparición del BLFC, el primer equipo de fútbol femenino, provocó un cambio en la vestimenta, que pasaría a ser blusas, gorras y pantalones bombachos, muy amplios y ceñidos a la pierna.

Las críticas hacía los uniformes en el fútbol femenino siempre se han escudado en la pérdida de la feminidad, especialmente en los primeros años de este deporte. Pero aún en la actualidad podemos seguir escuchando algunos argumentos que defienden el uso de prendas con una estética más femenina para intentar atraer a más público masculino.

Los uniformes de las futbolistas han ido evolucionando con el paso de los años, pero siempre han estado ligados a los uniformes que utilizan los hombres, algo por lo que muchas futbolistas se han quejado. Parece que para el Mundial Femenino que se disputará en Francia este año algunas selecciones van a contar con un uniforme especialmente diseñado para las futbolistas, algo que sucedería por primera vez en su historia.

Inicios del Fútbol Femenino en España

Aunque pueda parecer algo muy novedoso, el fútbol femenino en España se remonta a 1914, año en el que apareció el primer equipo femenino de la historia del fútbol español en Barcelona, el Spanish Girl’s Club. Como sucedió con el primer equipo femenino de Inglaterra, las jugadoras del Spanish Girl’s Club se vieron obligadas a disputar su primer encuentro enfrentándose entre sí. Este primer encuentro recibió muchas críticas por parte de la prensa, que consideraban el fútbol un deporte demasiado viril para las mujeres. La falta de apoyo provocó que el Spanish Girl’s Club desapareciera el mismo año de su creación.

Ya en 1970, volvieron a crearse equipos de fútbol femenino, pero no fue hasta los años 80 hasta que la Real Federación Española de Fútbol no decidió reconocer el fútbol femenino. Una vez reconocido por la RFEF, se procedió a crear el primer campeonato femenino en España, la Copa de la Reina Sofía de 1981, en la que participaron 16 equipos y donde el Karbo Deportivo de La Coruña se proclamó campeón. Pero esta competición no fue reconocida por la Federación, y los equipos tuvieron que esperar dos años más para la regularización de este torneo, que además pasó a llamarse Campeonato de España Femenino.

Hasta el año 1988, cuando se creó la Liga Nacional Femenina, el Campeonato de España Femenino fue considerado la máxima competición femenina, que desde entonces pasó a llamarse Copa de la Reina. Esta primera Liga Nacional Femenina contó con la participación de nueve clubes de todo el país, aunque destaca el gran número de equipos catalanes, cinco de los nueve participantes, y que se debía a la repercusión del fútbol femenino en la región, que rápidamente fue apoyado por la Federación Catalana y por varios clubes masculinos.

Fue en la octava edición de la liga, cuando la RFEF decidió ampliar el número de plazas y realizar la primera reestructuración de la competición. A partir de 1996 pasó a llamarse División de Honor Femenina, y ese mismo año contó con la inscripción de 42 equipos femeninos, que pasaron a estar divididos en cuatro grupos según su proximidad geográfica. De esos cuatro grupos salían los cuatro equipos campeones que disputaban la fase eliminatoria.

Pero la liga volvería a sufrir grandes cambios en el año 2001, pasando a llamarse Superliga Femenina y a contar con once equipos participantes. Además, a partir de este año el ganador de la Superliga Femenina era el equipo que participaba en la Copa de Europa de Fútbol Femenino. En el año 2011, la RFEF volvería a cambiar el nombre de la liga, que pasó a llamarse Primera División Femenina, nombre por el que es conocida actualmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *