REGLAMENTO. Es una de las jugadas que en más ocasiones se repite a lo largo de un partido de fútbol. El saque de meta, también conocido como saque de portería, puerta o saque de arco en Sudamérica, es otra forma más de reanudar el juego.

Se produce, según indica la norma número 16 de las reglas del fútbol, cuando el balón haya atravesado completamente la línea de meta, por el suelo o por el aire, siendo el último en tocar el balón un jugador del equipo atacante, y no se haya marcado un gol.

No suele suceder demasiado, aunque sí se puede ver en categorías inferiores, pero hay que aclarar que un portero puede conseguir un gol de forma directa. Pero siempre, y por surrealista que pueda parecer, en la portería contraria.

Un guardameta no podría marcar en su propia portería a partir de un saque de portería. En caso de que este extraño hecho se llegara a producir, el árbitro indicaría saque de esquina a favor del equipo atacante.

Hasta esta pasada temporada, la norma indicaba que el juego no se reanudaba hasta que el balón no saliera del área grande después de ser golpeado por el portero tras un saque de meta.

Ciertamente se trata de una regla de dudoso sentido que en muchas ocasiones se traducía en una pérdida de tiempo de un equipo. Afortunadamente, a partir de la próxima temporada, la regla número 16 de la International Board se modificará y

“en los saques de puerta el balón estará en juego una vez haya sido tocado y se mueva con claridad, sin que sea necesario que salga del área”.

El encargado de reanudar el partido a través de un saque de portería puede ser cualquier jugador del equipo, no solo el guardameta. En la actualidad es más extraño ver jugadas en las que un futbolista de campo, casi siempre un defensa central, realiza el saque de meta.

En el fútbol de antaño era mucho más habitual. Ahora solo se produce cuando, por ejemplo, el portero sufre una dolencia a nivel muscular y el esfuerzo de golpear al balón desde la línea del área pequeña, le puede provocar una lesión más grande y una posterior sustitución.

El saque de puerta es uno de los pocos casos que el reglamento del fútbol contempla para que no se produzca la infracción del fuera de juego. De hecho, cuando el balón sale de saque de puerta, un atacante lo puede recibir estando detrás del último defensor. La norma permite que un jugador reciba un balón que viene directamente de ese saque independientemente de la posición en la que se encuentre.

En el fútbol actual, el saque de puerta ha tomado una gran relevancia estratégica. Cada vez son más los equipos que, a imagen del Barça de Guardiola, intentan sacar siempre el balón jugado desde su área. Lógicamente, los equipos contrarios lo entrenan y buscan presionar la salida del esférico con el equipo muy adelantado y la defensa prácticamente en el centro del campo.

Por el contrario, otros equipos acostumbran a salir con un fuerte golpeo del portero que sitúa el balón en el lugar del campo en el que previamente se han situado la mayoría de sus compañeros. Un golpeo de cabeza del futbolista que mejor juego aéreo posee suele servir para comenzar la ofensiva del equipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.